De los 23 que se desarrollan en su fase de experimentación con humanos, los proyectos experimentales de dos entidades farmacéuticas abren un espacio a la esperanza de lograr una vacuna que contrarreste incluso a finales de este año los devastadores efectos de la COVID-19.

 

Mesa de Cienciario

Los medios destacan este lunes 20 de julio el avance en dos prototipos de vacuna, los que han desarrollado inmunidad en las pruebas aplicadas en personas y que se perfilarían como los más confiables de los cientos de proyectos en el mundo para crear un biológico que contrarreste los efectos del virus SARS-CoV-2, causante del coronavirus que a la fecha ha dejado ya más de 609 mil decesos en el planeta y donde México ocupa el cuarto lugar.

La vacuna experimental desarrollada por la Universidad de Oxford, mostró avances luego de un ensayo con mil personas, en tanto que la proyectada por China y aplicada a su ejército, desarrolló inmunidad en las pruebas experimentales y ahora pasará a la última fase con su aplicación en Canadá.

Otro país que se mantiene también como puntero en el proceso de búsqueda de la vacuna es Rusia, aunque hay más hermetismo en torno a sus procesos, aunque este lunes 20 de julio trascendió que se aplicó una vacuna experimental a integrantes de la élite política y económica del país, de acuerdo a una versión que manejó la agencia Bloomberg en el diario El Financiero, la cual señala que las pruebas se aplicaron en abril, lo que daría indicios de que existan posiblemente avances a favor del proyecto, ya que las autoridades rusas han insistido en que a finales de año contarán con la vacuna.

También en abril la Universidad de Oxford junto con la farmacéutica AstraZeneca, inició el proyecto “a partir de una versión debilitada de un adenovirus del resfriado común de los chimpancés”, indica El País, donde se señala que “ofrece resultados esperanzadores para poder frenar la peste del nuevo coronavirus. La inyección genera una fuerte respuesta inmune sin provocar efectos adversos graves, según los datos de su primer ensayo en humanos, publicados este lunes en la revista médica The Lancet”, con más de mil voluntarios sanos en Reino Unido.

Las limitaciones reconocidas de su estudio, es que “no incluye a personas de edad avanzada ni a pacientes con otras enfermedades relevantes ni a poblaciones diversas de diferentes países. El 91% de los 1.077 participantes en este primer ensayo eran blancos y con un promedio de edad de 35 años. Las pruebas que están realizando en la actualidad con decenas de miles de personas buscan solucionar esas carencias”.

De superarse la fase última para descartar efectos severos y graves, la vacuna experimental se aplicará a 15 mil personas, con lo que se prevé que la misma pueda estar disponible a finales de este 2020. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, actualmente 23 proyectos de se encuentran en fase de experimentación con humanos.

La de Oxford y la desarrollada por CanSino Biologics de China, son los dos prototipos más avanzados, con estudios validados por pares en The Lancet.

Imagen, Pixabay.