Ansiedad y depresión, son trastornos que han aumentado a partir de la pandemia por la COVID-19 con el confinamiento y actividades no presenciales. Aquí, las recomendaciones de una especialista de la UNAM para prevenir y superar estas situaciones.

 

Cristina Rodríguez Hernández | Univerzoom

En México, además del problema de salud pública a causa de la pandemia por COVID-19, los trastornos de salud mental como la ansiedad y la depresión han ido en aumento en las últimas semanas. Pero ¿cómo podemos cuidar nuestra salud mental desde casa? Te damos las siguientes recomendaciones:

Duerme lo suficiente. Acuéstate y levántate a la misma hora todos los días. Practica tu horario normal, aun si estás quedándote en casa.

Participa regularmente en actividad física. La actividad física regular y el ejercicio pueden ayudar a reducir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo. Encuentra una actividad que incluya movimiento, como danza, o aplicaciones para ejercicio. Sal al aire libre en un área en que sea fácil mantener la distancia de otras como el patio de tu casa.

Come de manera saludable. Elige una dieta bien balanceada. Limita la cafeína, ya que puede agravar el estrés y la ansiedad.

Evita el tabaco, el alcohol y las drogas.

Limita el tiempo frente a las pantallas. Apaga los dispositivos electrónicos por algún tiempo todos los días, y hazlo también 30 minutos antes de dormir.

Relájate y recarga las pilas. Reserva tiempo para ti mismo. Aun unos pocos minutos de tranquilidad pueden refrescarte y ayudarte a calmar tu mente y reducir la ansiedad. Muchas personas se benefician con prácticas como respiración profunda, tai chi, yoga, o meditación. Date un baño de espuma, escucha música, o lee o escucha un libro narrado.

Mantén tu rutina normal. Mantener un horario regular es importante para tu salud mental. Además de mantener una rutina regular para el momento de irte a la cama, ten horarios consistentes para las comidas, bañarte y vestirte, horarios de trabajo o de estudio, y ejercicio. También toma algún tiempo para actividades que disfrutes. Este procedimiento puede hacerte sentir que tienes más control.

Limita tu exposición a los medios de comunicación. Las noticias constantes sobre la COVID-19 en todos los tipos de medios de comunicación quizás contribuyan al miedo sobre esta enfermedad. También limita el uso de medios sociales que puedan exponerte a rumores e información falsa. Limita leer, escuchar, o mirar otras noticias, pero infórmate frecuentemente sobre las recomendaciones nacionales y locales. Busca fuentes de información fiables, como CDC y OMS.

Manténte ocupado. Una distracción puede alejarte del ciclo de pensamientos negativos que alimentan la ansiedad y la depresión. Disfruta de pasatiempos que puedas hacer en casa, identifica un nuevo proyecto u organiza ese armario como te prometiste hacer algún día. Hacer algo positivo para controlar la ansiedad es una estrategia sana de afrontamiento.

Concéntrate en los pensamientos positivos.

Usa tus valores morales o tu vida espiritual como apoyo.

Establece prioridades. No te abrumes creando una lista de cosas que te cambiarán la vida y que quieres lograr mientras estás quedándote en casa. Fija metas razonables todos los días, y haz un esquema de los pasos para lograrlas. Reconoce tus logros por cada paso en la dirección correcta, sin importar qué pequeños sean. Y acepta que algunos días serán mejores que otros.

ROME Psiquiatría Integral

Facebook: @ROMEPsiquiatriaIntegral

El presente texto fue tomado de la página digital Univerzoom, editada por la Dirección General de Divulgación Científica de la UNAM.

Imagen: Rodrigo González | Unsplash