¿En qué piensas si te digo “Ártico”?  Para mí, es hielo perpetuo, osos polares, un frío inimaginable y un lugar tan lejano como la Luna, el Polo Norte, absolutamente ajeno a mi realidad mexicana. Pues ese lugar tan lejano y helado se derrite, de dos o tres veces más rápido que el resto del planeta.

 

Leonor Solís

Un estudio reciente concluye que el calentamiento del Ártico ha sido casi cuatro veces más rápido que el resto del planeta en los últimos cuarenta años (desde 1979 hasta 2021). Esta es una cifra muy superior a la presentada anteriormente por el IPCC (Panel Intergubernamental de Cambio Climático), en su sexto informe, y por el reciente del Programa de Monitoreo y Evaluación del Ártico. El estudio recién publicado concluye que el planeta en su conjunto se ha calentado 0.19°C por década, mientras que en el Ártico el aumento ha sido de 0.73°C. La información se complementa con otro estudio publicado también este año que confirmaba que el mar de Barents (ubicado entre Noruega y Rusia), se calienta siete veces más rápido que el promedio mundial.

La nueva investigación que realizaron en el Instituto Meteorológico de Finlandia, es relevante porque indica que los modelos climáticos anteriores han subestimado lo que se conoce como la “amplificación del Ártico”, donde el calentamiento es más rápido en comparación al resto del planeta.

La amplificación del Ártico se debe a que, normalmente el hielo marino actúa como una gran manta reflectante, reduciendo la absorción de la radiación solar. Sin embargo, a medida que el hielo se derrite como consecuencia de las altas temperaturas planetarias, la cantidad de calor que atrapa es mayor. Esto da lugar a un ciclo de retroalimentación positiva, es decir que el calentamiento global derrite el hielo, el océano atrapa más calor, y el calentamiento aumenta. La región por tanto es muy sensible al cambio climático y desde hace tiempo se considera un precursor extra del calentamiento que padecemos.

¿Por qué debería importarnos el derretimiento del Ártico?

Para antes de 2050, “es probable” que el Ártico esté prácticamente libre de hielo marino, al menos una vez al año, independientemente del nivel de emisiones actuales y futuras, algo que previo al calentamiento global nos parecía inimaginable. El que este tipo de eventos no se conviertan en algo recurrente, depende de que no alcancemos niveles de calentamiento global más altos.

Este derretimiento, como se explicaba antes, es una mala noticia porque hace que el cambio climático vaya a más. Y no solo eso, el Ártico es clave en la regulación del sistema climático global: puede influir en la producción de ciertos eventos extremos; contribuye al aumento del nivel del mar como consecuencia de un deshielo que, además, afecta al permafrost, que almacena grandes cantidades de metano, uno de los más potentes gases de efecto invernadero.

Por todo esto, el Ártico representa una bomba climática, su pólvora son las emisiones de gases de efecto invernadero que causan las actividades humanas. La única forma de que no “detone” –o, si lo hace, que sea lo menos dañina posible–, es dejar de quemar carbón, petróleo y gas. El calentamiento más rápido en el Ártico tiene un efecto dominó, que afecta a los patrones meteorológicos y provoca fenómenos climáticos extremos en todo el mundo. Algo que sin duda necesita importarnos.

Ligas a las publicaciones

https://www.nature.com/articles/s43247-022-00498-3

https://www.nature.com/articles/s41598-022-13568-5


Fotografía: Creative Commons


Mi pasión personal y profesional es la comunicación ambiental, en específico la comunicación audiovisual ambiental. Trabajo realizando esa labor en el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM. Soy miembro de la mesa directiva de la Asociación Internacional de Comunicación Ambiental y miembro fundador de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia. Me gustan muchas cosas muy disímiles, pero más me gusta la idea de compartir, compartir curiosidad, aficiones, gustos. Compartir y construir juntos. Por eso me dedico a compartir lo que me encanta y me parece importante. Encontrar otros que comparten lo mismo, hacen y no se dan por vencidos, es el regalo.  Espero nos encontremos en este camino.