En un año desde el inicio de la pandemia, de acuerdo con la dirigencia interina del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana, no se ha tenido acceso a préstamos para solventar situaciones médicas emergentes.

 

Raúl López Téllez

Un promedio de 60 docentes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) han fallecido por covid-19 desde el inicio de la pandemia en el año 2020 y hasta marzo del presente.

Así lo señaló María Luisa Sáenz Gallegos, quien encabeza el Comité Ejecutivo General interino del Sindicato de Profesores (SPUM), nombrada en el IX Congreso General de Representantes Extraordinario realizado en marzo pasado y en el que se revocó el mandato a la dirigencia encabezada por Jorge Luis Ávila Rojas al considerar que actuó a favor de la Rectoría y en contra de los intereses de los agremiados, en el marco de adeudos de prestaciones entre ellos el aguinaldo y el haber pactado la reforma al Régimen de Pensiones y Jubilaciones.

Entrevistada en el marco de las movilizaciones ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, este martes 27 de abril para demandar la entrega de nota tras el desconocimiento de la dirigencia electa para el periodo 2018-2021, la primera mujer que ocupa el cargo de secretaria general señaló que tras los decesos se encuentran una serie de incumplimiento de la Rectoría y que, al igual que otros conceptos, no ha reclamado Ávila Rojas.

“Se nos ha estado bloqueando el derecho a tener préstamos para enfrentar los gastos catastróficos por salud para enfrentar el problema que hemos tenido y que en lo particular he sufrido con mi marido”, recursos que servirían para brindar una mejor atención médica a quien resulte afectado y que al no contarse con los mismos agrava la situación financiera de la familia, si se toma en cuenta que desde diciembre pasado no se han cubierto los pagos de prestaciones de manera regular, como es el caso del aguinaldo y del que aún se adeuda más de 30 por ciento.

Agrega que las vacantes de estos docentes fallecidos, al igual que las generadas por jubilaciones, no han sido atendidas por la Rectoría que encabeza Raúl Cárdenas Navarro, lo que suma en sus cálculos un estimado de 200 plazas pendientes.

Estas materias “necesariamente se tendrían que poner a concurso”, aduce. “En dos años se ha hecho una sola sesión del Consejo Universitario para promover la solicitud de jubilación de 60 compañeros, pero aparte hay en filas otras 70 jubilaciones que están pendientes del 2019”.

Destaca que actualmente los maestros no pueden acceder a préstamos de la caja de ahorro, no obstante que son recursos que se descuentan de la nómina a los docentes sindicalizados. Cita el caso de una maestra jubilada en Uruapan, “a la que le dieron un cheque sin fondos de la caja de ahorros, o sea ni siquiera a nuestros propios ahorros podemos acceder, no sabemos que está sucediendo, pero suponemos que si hay esa permisividad por parte de los compañeros revocados de su mandato y las autoridades para hacer uso del dinero del SPUM”.

-¿Hay un monto aproximado de los recursos que están en juego y que la autoridad no ha cubierto?

“No hemos podido calcular el monto como tal, pero nada más voy a poner un ejemplo, de una cláusula, la 128, que son las ayudas diversas al sindicato, que asciende aproximadamente a unos 3 millones 605 mil pesos, pero si hacemos el balance del pago de becas tenemos un aproximado de otros 2 millones que no se han pagado y con respecto a las materias vacantes, no tenemos el dato, estamos apenas en la investigación dado que no se nos ha hecho formal el proceso de entrega-recepción y el reconocimiento como tal”.

-¿Qué esperaría del rector Raúl Cárdenas Navarro, ya que solicitaron un encuentro con él?

“Que se comporte como un nicolaita y como un representante de la institución que representa, y que atienda a esta expresión de las profesoras y profesores que ya nos manifestamos en contra del abuso tanto del Comité Ejecutivo revocado como de las propias autoridades, que atienda sus problemáticas, porque finalmente somos el equivalente a unos 2 mil 300 profesores porque el Congreso General de Representantes se hace con un profesor por cada diez docentes y se tuvo una asistencia de 232, entonces somos un buen número de profesores que estamos padeciendo problemáticas de naturaleza laboral y que estamos solicitando que atienda y que no anteponga sus compromisos políticos con el gobierno del estado, porque finalmente él también es un compañero trabajador académico que en este momento está ocupando un espacio como funcionario”.

El plantón realizado en la Junta de Conciliación para demandar la toma de nota, exige a su titular, Hill Arturo del Río , una actuación “con respeto al estado de Derecho de las organizaciones gremiales, en este caso del SPUM, y que atienda lo que dicen las bases, ya que ha obstaculizado varios trámites y juicios laborales que hemos interpuesto, denunciando las arbitrariedades del Comité Ejecutivo revocado, que hizo por ejemplo un Congreso General de Representantes (en el mes de octubre del 2019), y abrió la posibilidad de reformar el Régimen de Pensiones y Jubilaciones y se lo permitió, sin cumplir con el estatuto que él mismo conoce porque también es profesor de la Universidad Michoacana y sindicalizado en el SPUM, cuidando intereses del rector con lo que dice el gobernador (Silvano Aureoles Conejo).”

-¿Cómo dirigente, ha sido aceptada por la mayoría de los agremiados?

“Como todo, hay compañeros con un punto de vista diferente y otros que lamentablemente pertenecen a corrientes que son las que han apoyado al tipo de gente que llega al Comité Ejecutivo General; puede que ellos no estén tan convencidos en este sentido, pero también a ellos mismos les han fallado, como fue el de hacer un cambio de las materias interinas por las reformas en pensiones, cosa que tampoco cumplió ese Comité, y si hay disenso pero también hay apoyo de compañeros que ven que se está trabajando para sacar adelante las soluciones en el SPUM, con un Comité interino de carácter honorífico, no estamos ni cobrando nada más que teniendo puros trancazos, yo pediría que en estas diferencias que tenemos, pues nos manifestemos por la unidad, por el bien no de un comité interino, no de una persona, sino porque ya tenemos suficientes problemas laborales como para todavía estarle abonando a otros”.

-¿Le apuesta entonces a un SPUM movilizado, más que a un sindicato en estado de confort?

“Definitivamente, y eso es lo que estamos propiciando, que se de a conocer toda la problemática que tenemos los profesores universitarios, que no se había hecho del conocimiento público desde el 2019 precisamente por ese trabajo conjunto de la autoridad universitaria con el Comité revocado, como por ejemplo que se adeudan las cuotas sindicales a las secciones y que se nos descuenta vía nómina y no se nos están reponiendo; no se están pagando las prestaciones que corresponden a los profesores y que por ello debería echarse para abajo el contrato colectivo 2020”.


La dirigente María Luisa Sáenz Gallegos durante el plantón ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.