Originaria de Morelia, Michoacán, Iveth Adaena Gaspar Gorostieta inició desde niña su interés por la ciencia al cuestionarse sobre la Vía Láctea, curiosidad que finalmente desembocó en su vocación por la astronomía.

Mesa de Cienciario

Morelia, Mich.- “Me ha dejado experiencias enormes, más de lo que me había imaginado, porque aparte de que he conocido a grandes amigos, a personas de diferentes partes de México y del mundo, también he podido asistir a congresos a diferentes escuelas y estar en colaboraciones con otros países”, señala en un comunicado del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) UNAM Campus Morelia. 

“Desde niña la Astrofísica Iveth tenía interés por conocer los fenómenos científicos, sabía que quería dedicarse a algo relacionado con la ciencia y algún día destacar en ello, cuando conoció la Astronomía se enamoró de ella, hoy en día estudia el Doctorado en Astrofísica en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC-ULL), España”, consigna la información a propósito del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

Egresada de la Maestría en Astrofísica del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) UNAM Campus Morelia, Iveth Adaena forma parte del reducido grupo de mujeres que deciden estudiar ciencias, apenas un 30 por ciento del total de estudiantes que escogen estudios superiores dentro del campo de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Su gusto por la ciencia se remonta desde su infancia, “cuando era niña yo quería ser científica, siempre había soñado con hacer algo que ayudara a la humanidad”. También recuerda que leía las biografías de personajes que estudiaba en la escuela y le comentaba a su mamá que ella también tendría la suya por alguna contribución que pudiera hacer. “Le conté a mis papás que yo quería ser una científica, aunque no sabía en qué, pero quería serlo. Con el paso del tiempo comencé a hacerme preguntas relacionadas con el Sistema Solar y la Vía Láctea”.


Fotografía: Cortesía del IRyA UNAM