En marzo, con el arribo del coronavirus al país y por consiguiente al estado, las instituciones educativas del nivel superior reaccionaron para elaborar o producir implementos en sus laboratorios y talleres para la atención preventiva de la pandemia, como gel antibacterial, cubrebocas, mascarillas y la reparación de equipo hospitalario. Los planteles de educación tecnológica, aportaron una mayor diversidad de estos insumos en esta capital.


Mesa de Cienciario


Universidad Tecnológica

Fue la Universidad Tecnológica de Morelia (UTM), la que arrancó las acciones con la elaboración del gel y que, de una distribución inicial en sus oficinas, pasó a la calle en una distribución primero gratuita y luego comercializado, además de elaborar cubrebocas y overoles.

De acuerdo con el área de Prensa de la UTM, desde la segunda semana de marzo hasta la fecha se elaboraron 5 mil 300 litros de gel antibacterial en sus laboratorios, además de más de 3 mil cubrebocas, también a la venta al público y sector comercial.

Otro aporte de la institución fueron 450 caretas elaboradas por la carrera de Ingeniería de Energías Renovables, “material donado a empleados del sector salud, transporte, comerciantes y sectores vulnerables como pacientes de cáncer, además de, entre alumnado y profesores de Ingeniería en Mecatrónica, el desarrollo de un prototipo de respirador, “trabajo asesorado por el sector salud para ser donado posteriormente a una clínica y pendiente de donar”.

La UTM también produjo 50 trajes protectores, de los que ha donado 9, además de la fabricación de cápsulas protectoras para la atención de pacientes con Covid-19, elaboradas por el área de Ingeniería de Mantenimiento Industrial, éste último directamente para el ISSSTE.

Tecnológico de Morelia

En el caso del Instituto Tecnológico de Morelia, el plantel fue asignado para la revisión de respiradores electrónicos del Seguro Social. Un total de “123 ventiladores mecánicos de respiración artificial”, pertenecen a clínicas del IMSS “de todo país y serán diagnosticados y en su caso, rehabilitados para coadyuvar ante los esfuerzos nacionales de afrontar la pandemia de COVID-19”, informó el 5 de abril el ITM.

Otros aportes del ITM, fueron la elaboración y donación al sector salud de protectores faciales “fabricados a través de inyección de polímeros, los cuales, son fáciles de limpiar, ergonómicos y elaborados con material que no representa un riesgo para la salud ante el uso prolongado de contacto con la piel”, con más de 200 caretas, además de “cubos de acrílico para intubación y extubación en hospitales para proteger a personal médico en cuidados intensivos”.

Universidad Michoacana

En el caso de la Universidad Michoacana, se generó la elaboración de caretas protectoras en los talleres universitarios, producción que de acuerdo a los comunicados oficiales se entregó a instituciones como el Seguro Social y nosocomios públicos del gobierno estatal, además de suministrarse a los pasantes del área de la Salud. Otra aportación de la UM fue la de diseñar un prototipo de respiradero artificial.