Este fármaco antiviral se utiliza contra hepatitis C, está en el mercado, aprobado por la FDA de Estados Unidos y es “una buena alternativa para inhibir la replicación del virus”, señalan el académico de la Facultad de Ciencias de la UNAM y sus colegas, en un estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports.



Mesa de Cienciario

Un grupo de científicos al que pertenece el académico de la Facultad de Ciencias de la UNAM, Antonio Lazcano Araujo, recomendó probar el medicamento Sofosbuvir contra el virus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, señala una nota publicada en el portal de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM este viernes 12 de junio.

El antiviral es utilizado actualmente para tratar ciertos tipos de hepatitis C; pertenece a una clase de antivirales llamados inhibidores de polimerasa de nucleótidos y ya está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, añade la información. “Las polimerasas son enzimas capaces de replicar o transcribir ácidos nucleicos, que resultan cruciales en la división celular y en la transcripción del material genético”.

En un estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports, Lazcano y sus colegas consideran al Sofosbuvir, “una buena alternativa para enfrentar la pandemia de COVID-19, propuesta en la que coindicen varios grupos científicos del mundo”.

También integrante de El Colegio Nacional, Lazcano añadió que “la resistencia de ese fármaco es mínima, y como es una droga ya probada en el mercado y aprobada por la FDA, su uso es esperanzador”.

“El Sofosbuvir llega al hígado, las enzimas lo hidrolizan y es una molécula que se incorpora al ciclo activo de la polimerasa que llega a replicar el ARN del virus, ya sea de la hepatitis C o, según nuestra propuesta, del SARS-CoV-2”, remarcó.

“El medicamento impide la replicación del virus y según estudios preliminares se liga a ciertos aminoácidos del ciclo activo, deteniendo la propagación del virus en el organismo humano”.

Lazcano participó con la videoconferencia “Genética evolutiva de los coronavirus: el caso de COVID-19”, dentro de un ciclo virtual dedicado a la enfermedad del coronavirus, organizado por la Facultad de Odontología.

Virus de ARN

El especialista en origen de la vida señaló que todas las epidemias recientes en el mundo han sido de ARN, y que los coronavirus están muy distribuidos en la naturaleza.

El virus SARS-CoV-2 es de ácido ribonucleico (ARN), que participa en la síntesis de las proteínas y realiza la función de mensajero de la información genética, explicó el experto de la UNAM.

El ARN puede servir como genoma y tener papeles reguladores, como en el caso de los coronavirus, caracterizados por sus proteínas espiculares en su parte externa.

“A lo largo de su evolución, los virus de ARN se caracterizan por tener genomas pequeños, superposición de genes, genomas fragmentados, genomas multicomponentes y secuestro de enzimas editoras”, expuso el científico.

“La presencia de una exonucleasa en los coronavirus permitió una expansión enorme de su genoma; por ello, el genoma más grande implica una expresión más compleja de su contenido genético, y estos coronavirus son más estables genéticamente, lo que implica que no van a variar tanto de paciente a paciente, ni año con año, y que no veremos resistencia en tiempos cortos”, detalló.

Imagen, tomada de Canal 22.