Este lunes corrientes y grupos de sindicalizados fijarán una postura ante el incumplimiento en salarios y prestaciones por parte de autoridades de la Universidad Michoacana.

 

Raúl López Téllez

Hermetismo absoluto ha guardado la Rectoría de la Universidad Michoacana ante los reclamos de sindicalizados que le demandan salarios y prestaciones, al adeudarles la primera quincena de diciembre, el pago del 50 por ciento de la segunda y abonos también en otros conceptos, además de incumplir con la entrega del aguinaldo y otras prestaciones incluidas en los contratos colectivos tanto de trabajadores académicos como de administrativos y manuales.

De acuerdo con la autoridad universitaria, a partir de este mes carece de recursos para solventar salarios y compromisos de fin de año, los cuales estima en un monto de 650 millones de pesos. No obstante que afirma haber cubierto los compromisos acordados con la federación desde diciembre del 2018 para acceder a fondos extraordinarios -entre ellos la presunta transparencia financiera y la reforma al Régimen de Pensiones y Jubilaciones-, lo cierto es que arrastra adeudos con los sindicatos de Profesores y Único de Empleados (SPUM y SUEUM respectivamente), no obstante que sus dirigencias, con la oposición interna, acordaron cambios con la Rectoría en el sistema de retiro.

La crisis financiera se ha agudizado desde el 2017 en la máxima casa de estudios de la entidad, año a partir del cual los presupuestos deficitarios acordados por el Congreso local a iniciativa del gobierno estatal, sólo alcanzan a cubrir salarios y prestaciones hasta los meses de septiembre y octubre; según la versión del actual rector, Raúl Cárdenas Navarro, ahorros logrados en la institución permitieron pagar hasta las quincenas de noviembre en este año.

Corrientes al interior de los gremios han criticado la presunta falta de transparencia en el manejo financiero de la UM, a la vez que las auditorias superiores del Estado y de la Federación han hecho observaciones al ejercicio presupuestal desde el 2017, mismas que no han sido desvanecidas por la administración que tomó posesión en enero del 2019.

Por otra parte, el cumplimiento del gobierno estatal para entregar su aportación a la Casa de Hidalgo ha sido irregular con la entrega a destiempo del 32 por ciento de los recursos, además de que no ha avanzado en el compromiso contraído en el 2016 con el gobierno federal de avanzar en una mayor cantidad hasta lograr un 50 por ciento. Cabe señalar que las observaciones de Cárdenas Navarro, amigo del gobernador Silvano Aureoles Conejo e impuesto en el cargo por esa cercanía, respecto al déficit presupuestal evaden aludir a los retrasos de la administración estatal en el aporte financiero, e incluso se puso de lado del mandatario estatal en su confrontación con la federación -Aureoles Conejo forma parte de la Alianza Federalista de gobernadores-, en un acto público donde a nombre de la Universidad Michoacana ofreció su apoyo al perredista, postura que le fue criticada por sectores al cuestionarle que no podía hablar a nombre de la comunidad universitaria.   

En el caso particular de su relación con el SUEUM, la dirigencia gremial acusa a Cárdenas de “golpeteo” y falta de compromiso con pagos y prestaciones pactados en el contrato colectivo. El argumento de la autoridad universitaria, de que no entregaba cuotas que descuenta a los empleados cada quincena desde el 2019 por la carencia de un padrón actualizado, parecía desvanecerse en la semana anterior, cuando finalmente la Junta de Conciliación y Arbitraje hizo entrega del documento actualizado, mismo que según la versión del SUEUM, se negó a recibir la Rectoría.

En cuanto al SPUM, grupos internos plantean la destitución del dirigente Jorge Luis Ávila Rojas, a quien acusan de una abierta complicidad con Cárdenas Navarro en negociar cambios contractuales e incluso emplazamientos a huelga, sin considerar las instancias de autoridad interna en el gremio.

Hasta el momento más de una decena de secciones sindicales se han manifestado en contra de la dirigencia, con el desconocimiento de sus negociaciones con el rector y de quien también demandan su destitución. Arquitectura, Odontología, Biología, Ingeniería, Veterinaria, Agrobiología, Ingeniería Química e Ingeniería Eléctrica, son algunas de las seccionales que han manifestado su rechazo a la gestión sindical.

La actitud de Rectoría ha logrado tras la falta de pagos la unión de grupos y corrientes sindicales de ambos gremios, quienes este lunes 21 de diciembre fijarán una postura en una rueda de prensa conjunta.

Respecto al manejo de la crisis financiera, el área de Prensa de la Rectoría vuelve a insistir, como en años anteriores, de gestiones “intensas” ante autoridades para lograr los recursos necesarios al igual que negociar con el Congreso local la suficiencia financiera en el Presupuesto de Egresos 2021 a discusión en estos días.  


Imagen, reclamos en Ciudad Universitaria.