El primer gran estudio que realizó un análisis con miles de registros menstruales, ofrece un respaldo científico a los informes anecdóticos sobre cambios en el periodo menstrual tras la vacunación. Segunda y última parte.

 

Leonor Solís

En la primera entrega de este trabajo hablé sobre la forma en que las mujeres hemos percibido cambios en nuestro ciclo menstrual, que esto no ha ocurrido de manera puntual o local, las mujeres de muchos países las mujeres de todo el mundo a lo largo del año pasado reportaron dichos cambios, pero a falta de información algunos expertos han argumentado que son cambios puntuales y que por tanto no pueden considerarse como efectos secundarios de las vacunas. Mientras otras expertas en contraparte, han tomado cartas en el asunto y han comenzado a realizar proyectos que permitan darnos más pistas y confirmar si efectivamente son las vacunas las que han detonado estos cambios, en qué consisten.

En esta segunda parte hablaré sobre algunas explicaciones que las expertas han dado al fenómeno, y concluiré presentando las conclusiones de la más reciente publicación que confirma los cambios entre personas vacunadas y no vacunadas. 

Algunas explicaciones médicas sobre la alteración del ciclo menstrual

La doctora Joy Valverde experta en menstruación y creadora de Menstruación Consciente de San Luis Potosí, México, fue entrevistada por María Ruiz, y se refirió a la angustia que expresaban las mujeres.

“¿Qué hago hoy para solucionarlo?” Y también su frustración: “¿Por qué nadie nos avisó, nos alertó? Era muy conflictivo porque poco o nada podía hacer, y también es muy frustrante verlas sufriendo sabiendo que pudo evitarse el que no lo hicieran desde la angustia sino del entendimiento de por qué podía estar sucediendo”, denunció Valverde.

También fueron entrevistadas por distintos medios, Elena Lázaro, la jefa de sección de los Centros de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (CASSYR) del Área de Pamplona, España y la doctora Male, del London Imperial College en Reino Unido.

En algo que coincidieron tres entrevistadas por distintos medios -una en México, otra en España y una en Reino Unido-, puede estar relacionado con una reacción del sistema inmunológico.

Valverde, explicó que mucho tiene que ver la etapa del ciclo durante la que fueron vacunadas: “La vacuna lo que genera es un proceso inflamatorio. Entonces, si por ejemplo estábamos en fase folicular (antes de la liberación del óvulo), se va a alterar la forma en que va a llegar esa ovulación o simplemente se va a evitar. Si se afecta la ovulación, se afecta todo el ciclo. Una duda básica era por qué no llegó mi ciclo. Sin entender que básicamente ese ciclo se brincó. Muchas mujeres que se vacunaron posterior a su ovulación, esto pudo adelantar o generar rompimiento prematuro del endometrio, lo que genera una menstruación extremadamente abundante”.

Por su parte, Elena Lázaro, mencionó que parece ser que los cambios en la menstruación no responden a algún componente de las vacunas, sino que es parte de la reacción del sistema inmunológico y que estos efectos secundarios se han presentado con otras vacunas como la del virus del papiloma humano:

“Las reacciones son una expresión más de que tu sistema inmune se ha activado». La ginecóloga apunta la teoría que considera más plausible de por qué se producirían estas alteraciones menstruales: «El endometrio, que es la capa que reviste el útero por dentro, que se desprende al principio de cada ciclo y se conoce como regla, está lleno de células inmunitarias. Como órgano inmunitario, los cambios en la regla significarían que nuestro sistema inmune ha reaccionado con la vacuna. Esta es la explicación que parece que cobra más fuerza, aunque todavía quedaría mucho por estudiar».

Finalmente, Male complementó esta información al explicar que estas células inmunitarias desempeñan un papel en la construcción, mantenimiento y descomposición del revestimiento del útero, que se espesa al prepararse para un embarazo y luego se desprende en forma de período si el óvulo no se fertiliza. “Después de la vacunación, circulan por el cuerpo muchas señales químicas que pueden afectar a las células inmunitarias, haciendo que el revestimiento del útero se desprenda y provoca así sangrado vaginal o períodos más tempranos”, explicó.

Todas estas explicaciones de expertas en salud de la mujer nos sirven para comprender lo que posiblemente está ocurriendo en nuestro sistema reproductivo tras la vacunación, sin embargo todavía existen muchas preguntas por responder. La principal de ellas es confirmar con investigación científica y no anecdótica, si realmente existen cambios en el ciclo menstrual.

Se confirman cambios en el ciclo menstrual

Un estudio recientemente publicado el 30 de diciembre del 2021, descubrió que los ciclos menstruales de las mujeres sí cambiaron tras la vacunación contra el coronavirus. Los autores de dicho estudio, informaron que las mujeres inoculadas tenían ciclos menstruales ligeramente más largos después de recibir la vacuna que las no vacunadas.

El estudio, que se publicó en la revista Obstetrics & Gynecology, es uno de los primeros en respaldar los informes anecdóticos de mujeres que afirman que sus ciclos menstruales se retrasaron después de la vacunación, dijo el doctor Hugh Taylor, director del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias de la Reproducción, de la Facultad de Medicina de Yale.

Los investigadores, encabezados por Alison Edelman, profesora en la Universidad Oregon Health & Science, en Portland, evaluaron 23 mil 754 ciclos menstruales de 3 mil 959 mujeres (de ellas, 2 mil 403 estaban vacunadas) y unas mil 550 que no. Los datos de este estudio fueron proporcionados por una empresa llamada Natural Cycles, que fabrica una aplicación utilizada en dispositivos móviles para el seguimiento de la fertilidad. Sus usuarias tienen más probabilidades de ser blancas y de tener estudios universitarios que la población estadounidense en general; también son más delgadas que la mujer estadounidense media -el peso puede afectar a la menstruación- y no utilizan anticonceptivos hormonales.

La mayoría de las mujeres analizadas recibieron las vacunas de ARNm (Pfizer-BioNTech y Moderna). El cambio en el ciclo que atribuyen a la vacunación de covid (apenas un día de variación en el ciclo), «no es clínicamente significativo», destacan.

Los investigadores examinaron los registros de casi cuatro mil mujeres que habían seguido meticulosamente su menstruación en tiempo real, incluidas unas 2 mil 400 que se habían vacunado contra el coronavirus. Todas eran residentes de Estados Unidos de entre 18 y 45 años, que habían registrado sus periodos durante al menos seis meses.

Entre las mujeres que recibieron las dos dosis de la vacuna dentro del mismo ciclo menstrual (358 vacunadas), se registró un aumento mayor en la duración del ciclo de dos días de promedio. Un 10 por ciento de estas mujeres experimentaron un cambio en la duración del ciclo de ocho días o más, si bien esa variación se atenuó en los dos ciclos menstruales que siguieron a la vacunación. Los autores puntualizan que la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, clasifica una variación en la duración del ciclo como normal si es menor de ocho días.

«Es tranquilizador que el estudio haya encontrado solo un pequeño cambio menstrual temporal en las mujeres», afirma Diana W. Bianchi, directora del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver. «Estos resultados brindan, por primera vez, la oportunidad de asesorar a las mujeres sobre qué esperar de la vacunación de la covid-19 para que puedan planificar en consecuencia».

«Las vacunas de ARNm crean una fuerte respuesta inmune o estresante, que podría afectar temporalmente el eje hipotalámico-pituitario-ovárico si llega a sincronizarse. Nuestros hallazgos en los individuos que recibieron dos dosis en un solo ciclo apoyan esta hipótesis», reporta.

El tiempo del ciclo menstrual está regulado por dicho eje, que puede verse afectado por factores estresantes exógenos. Con las pautas de las dos vacunas de ARNm (21 días para la de Pfizer y 28 para la de Moderna), una persona que recibiera dos dosis en un solo ciclo habría recibido una al inicio de la fase folicular. Esta fase, con la maduración del folículo, influye en la variabilidad de la duración del ciclo, explican los autores.

El estudio encontró que la regla llegaban casi un día más tarde de media, no se prolongaba por más tiempo y su efecto era transitorio, ya que la duración de los ciclos volvía a la normalidad en uno o dos meses. El retraso fue más pronunciado en las mujeres que recibieron las dos dosis de la vacuna durante el mismo ciclo menstrual. Los investigadores descubrieron que estas mujeres tenían la menstruación dos días más tarde de lo habitual.

Un grave inconveniente del estudio, es que se centró en residentes de Estados Unidos y como la mayoría de las aproximaciones que se han realizado, dada la escala global del problema, es que la muestra no es representativa a nivel nacional y no puede generalizarse a la población en general.

En el caso de las que se vacunaron, los investigadores examinaron los tres ciclos antes y después de la vacuna para buscar cambios, comparándolos con una duración similar de seis meses en las mujeres que no se vacunaron.

En general, la vacunación se asoció con un cambio de menos de un día completo en la duración del ciclo, en promedio, después de ambas dosis de la vacuna, en comparación con los ciclos anteriores a la misma. El grupo no vacunado no experimentó cambios significativos a lo largo de los seis meses.

En futuros estudios que utilicen la base de datos se examinarán otros aspectos de la menstruación, como si los períodos eran más abundantes o más dolorosos después de la vacunación.

Alison Edelman, profesora de obstetricia y ginecología en la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón y autora principal del trabajo, mencionó que algunas mujeres vacunadas tuvieron ciclos ocho días más largos de lo habitual, lo que se considera clínicamente significativo, pues se pierde mucha sangre. «Aunque la duración del ciclo fue menos de un día diferente a nivel de la población, para un individuo, dependiendo de su perspectiva y de lo que depende de la menstruación, eso podría ser un gran problema», dijo.

«Puede que esté esperando un embarazo, puede que se preocupe por un embarazo, puede que lleve pantalones blancos». La información es importante, al igual que saber que uno puede experimentar dolor de cabeza o desarrollar fiebre después de la vacunación. «Las personas que menstrúan pasan una semana de cada mes, a veces más, teniendo que lidiar con la menstruación», afirmó Edelman. «Si se suma el tiempo durante 40 años, son prácticamente diez años de menstruación».

No está claro el motivo por el que el ciclo menstrual podría verse afectado por la vacunación, pero la mayoría de las mujeres con periodos regulares experimentan ocasionalmente algún periodo inusual o ausente. Las hormonas que secretan el hipotálamo, la glándula pituitaria y los ovarios regulan el ciclo menstrual y pueden verse afectadas por factores ambientales, estresores y cambios vitales, de manera que es necesario que el fenómeno se estudie mucho más

No se sabe si es que otras vacunas impactan en la menstruación, pues por lo general los ensayos clínicos de vacunas y terapias no monitorean los puntos de datos, a no ser que los investigadores estén probando anticonceptivos o potenciadores de fertilidad o busquen descartar un embarazo.

“Esperamos que esta experiencia aliente a los fabricantes de vacunas y a los ensayos clínicos a hacer preguntas sobre el ciclo menstrual, del mismo modo que se incluyen otros signos vitales”, dijo Bianchi.


Mi pasión personal y profesional es la comunicación ambiental, en específico la comunicación audiovisual ambiental. Trabajo realizando esa labor en el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad de la UNAM. Soy miembro de la mesa directiva de la Asociación Internacional de Comunicación Ambiental y miembro fundador de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia. Me gustan muchas cosas muy disímiles, pero más me gusta la idea de compartir, compartir curiosidad, aficiones, gustos. Compartir y construir juntos. Por eso me dedico a compartir lo que me encanta y me parece importante. Encontrar otros que comparten lo mismo, hacen y no se dan por vencidos, es el regalo.  Espero nos encontremos en este camino.