Con antecedentes desde tiempos prehispánicos, la Tagetes lucida Cav. mantiene propiedades medicinales y potenciales insospechados para una maleza que crece a la orilla del camino o en pastizales, como destaca nuestro colaborador en este texto publicado en Cienciario en febrero del 2018.

 

Rafael Salgado-Garciglia

El pericón (Tagetes lucida Cav.) es una hierba perenne nativa de México y Guatemala que habita en todas las regiones templadas de México hasta Honduras. Pertenece al mismo género que el cempasúchil (Tagetes erecta) de la familia Asteraceae. Se le conoce como Santa María o yauhtli (náhuatl), y por su característico aroma de sus flores, hojas y tallos, también le llaman anisillo o hierbanís. Esta planta crece en orillas de caminos y pastizales en temporada de lluvias y generalmente podemos verla en los meses de julio a noviembre por sus típicas inflorescencias amarillo-naranja. Es considerada una maleza, pero por sus propiedades medicinales y su gran potencial nutraceútico, funcional y como repelente de insectos, en los últimos quince años ha sido modelo de estudio en diversas instituciones de investigación científica.

Aunque desde 1938, científicos franceses estudiaron fitoquímicamente al pericón, el grupo de Carlo Bichhi del Departamento de Ciencia y Tecnología de Fármacos en Torino, Italia (1997), reportaron la composición química completa del aceite esencial de pericón, identificando sus componentes principales: anetol, metileugenol y estragol. Estos compuestos volátiles y aromáticos son producidos por muchas plantas medicinales, el anetol es característico del aroma del anís (Pimpinella anisum), el metileugenol del aroma a clavo (Eugenia caryophyllata) y el estragol del aroma a estragón o tarragón (Artemisia dracunculus). Éstos tienen propiedades antimicrobianas, antioxidantes, repelentes y hasta anticancerígenas.

Otros científicos han reportado que el pericón, además de su alto contenido de terpenos, contiene flavonoides, cumarinas, lactonas, carotenoides y tiofenos, que son responsables de las diversas propiedades biológicas que se le atribuyen.

Resultados de investigaciones en México

Debido a que T. lucida es una planta de alta tradición en México y al gran potencial de su aplicación en medicina, agricultura e industria alimentaria, varios grupos de investigación científica en México se han interesado en estudiarla, entre ellos investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tanto de la FES-Iztacala como del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES, Campus Morelia), de la Universidad Autónoma de Morelos y del Instituto de Investigaciones Químico Biológicas (IIQB) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Propiedades antibacterianas

En 2006, investigadores de la FES-Iztacala de la UNAM y del IIQB de la UMSNH, aislaron cumarinas y flavonoides, cuya acción fue probada principalmente en bacterias y hongos patógenos de humano. El compuesto con mayor actividad antibacteriana fue la 7,8-dihidroxicumarina, seguido de la escoparona y la esculetina, capaces de inhibir a Escherichia coli, Salmonella typhy, Staphylococcus epidermidis, Staphylococcus aureus y Vibrio cholerae, entre otras bacterias patógenas más. Otros estudios han revelado que los extractos etanólicos de T. lucida inhibieron el crecimiento de bacterias patógenas de plantas (Pseudomonas marginalis y Erwinia carotovora).

Hallazgos recientes del efecto del aceite esencial de pericón realizados en el laboratorio de Ecología Química y Agroecología del IIES-UNAM, destacan que éste inhibe el crecimiento de bacterias multirresistentes a antibióticos, aunque lo más sobresaliente es que el aceite esencial administrado junto a antibióticos a los que las bacterias son inmunes, causa que las bacterias ensayadas vuelvan a ser inhibidas por el antibiótico al que eran resistentes. Esto implica que el aceite esencial afecta a los mecanismos de resistencia bacterianos al antibiótico, por lo que se continúan desarrollando estudios para dilucidar este interesante efecto.

Propiedades antifúngicas

Se ha estudiado el efecto fungicida de diversos extractos y del aceite esencial de T. lucida, encontrando que algunos de los extractos inhiben el crecimiento de los hongos patógenos de humano Mucor circinelloides, Candida albicans y Sporothrix shcenckii. En particular, la cumarina escoparona posee una fuerte actividad contra los hongos Trichophyton mentagrophytes y Rhizoctonia solani.

El aceite esencial muestra esta actividad sobre el hongo Botrytis cinerea, principal agente causal de la enfermedad conocida como “moho gris” en diversas plantas, pero generalmente en frutillas como la fresa y la zarzamora. En concentraciones relativamente bajas, el aceite esencial inhibe la germinación de esporas y detiene el crecimiento de micelio en cultivos in vitro, en plantas in vitro de fresa y más recientemente en frutos de zarzamora recubiertos con una biopelícula de quitosano. Estas investigaciones se desarrollan por científicos del IIQB y la Facultad de Químico Farmacobiología de la UMSNH, en colaboración con el IIES de la UNAM Campus Morelia.

Potencial como bioplaguicida

La actividad del pericón contra insectos, ácaros y nemátodos ha sido descrita desde hace más de treinta años, probando que los exudados de sus raíces y extractos alcohólicos de diferentes partes de la planta son efectivos contra nemátodos que causan daños a cultivos como tomate, berenjena, col y coliflor. También el extracto alcohólico de T. lucida reduce las poblaciones de áfidos (Aphis brassicae) un tipo de pulgón que ataca a un gran número de plantas.

Desde el 2012, en el laboratorio de Ecología Química y Agroecología del IIES, se realizan estudios para probar el efecto de repelencia e insecticida del aceite esencial de T. lucida contra el gorgojo del maíz (Sitophilus zeamais), un insecto plaga del maíz almacenado. En esta investigación se probó que las hembras de este insecto fueron atraídas por el aceite esencial, mientras que los machos fueron repelidos completamente. También se encontró que el gorgojo del maíz muere cuando se le fumiga con el aceite esencial del pericón. Estos hallazgos podrían ser importantes en el diseño de trampas atrayentes cebadas con este aceite esencial para las hembras del gorgojo del maíz o bien para la fumigación del maíz almacenado.

Efecto citotóxico

La citotoxicidad efectiva de los extractos de T. lucida ha sido probada en células cancerosas HeLa «células inmortales derivadas de cáncer cérvico-uterino», así como en el crustáceo Artemia salina. En este último ensayo, las cumarinas derivadas de un extracto hexánico son las que muestran esta citotoxicidad. Actualmente hay un enorme interés en estudiar el efecto del aceite esencial sobre diversos tipos de cáncer.

Otras funciones o aplicaciones

Los estudios científicos del pericón muestran que presenta compuestos con actividad antioxidante, antidepresiva, antinociceptiva (aminoran el dolor), hipoglucemiante (disminuyen glucosa en sangre), hipolipidémica (disminuyen lípidos en sangre) y antinflamatoria. Investigadores del Instituto Tecnológico Superior de Irapuato (Guanajuato), señalan que las flores de T. lucida debido a su alto contenido de carotenoides, tiñen firmemente tejidos de algodón, proponiendo su gran potencial para la industria textil. 

Aunque son muchas las investigaciones alrededor del pericón, sus efectos solo se han determinado a nivel laboratorio; queda mucho que hacer para llegar a obtener un producto que sea utilizado como medicamento, aditivo de alimentos o bien como insecticida o repelente de insectos.

 

Fuentes:

https://www.researchgate.net/publication/231549139_Antifungal_and_Antibacterial_Activities_of_Mexican_Tarragon_Tagetes_lucida

https://www.researchgate.net/publication/232037189_Antimicrobial_Activity_of_Tagetes_lucida

https://benthamopen.com/contents/pdf/TONPJ/TONPJ-1-27.pdf

http://pharmacologyonline.silae.it/files/newsletter/2008/vol3/8.Badillo.pdf

http://www.entomologia.socmexent.org/revista/entomologia/2013/EA/1186-1190.pdf


Fotografía de portada, tomada de Wikipedia. 


Profesor e Investigador de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Biotecnólogo y cultivador de plantas, pero también… de ciencia.